Esta opinión se refiere al escándalo vivido en Colombia, a raíz de las acciones tomadas por el Ministerio de Educación sobre la ideología de género, lo cual desató una marcha respaldada por la iglesia.

Para mayor contexto leer información aquí y aquí.


No estoy de acuerdo con incorporar la ideología de género a tan temprana edad (crearía una confusión innecesaria).

Pero sí se debe incorporar dicho tema a la educación en una edad más avanzada (edad en la que surgen las primeras dudas de quien las vive y para educar en tolerancia a quienes le rodean).

Me he tomado la tarea de investigar sobre el desarrollo de gustos y preferencias. Poco se ha concluido. Solo se sabe que la homosexualidad ha existido desde que se comenzó a documentar la historia.

Esta preferencia la han tenido grandes pensadores, personas de familias con bases religiosas (cristianas, católicas, pentecostales, etc.), personas de familias ateas, personas de familias destruidas, disfuncionales y estables.

No se han podido determinar las “condiciones” que debe tener una persona para ″desarrollar” dicha preferencia.

La iglesia es la institución que más ha documentado sus intentos de ″sanar” dicha condición con procedimientos y conceptos que, por respeto a los demás, no describiré aquí. Sin embargo, deberían ser motivo de vergüenza o eliminación de dicha institución.

Dejando esto a un lado y luego de leer muchos de sus comentarios y opiniones, quiero plantear varias opiniones y preguntas. Pueden no ser de total agrado, o peor, malinterpretadas, sin embargo, aquí están.

1. Está claro que la referida marcha no fue por la familia. Fue dirigida y convocada por el lobby religioso. (Su orgullo es el número de personas que acudieron, no la cantidad de soluciones que proponen).

2. Se convirtió en una lucha entre dos grupos con poder, donde claramente su objetivo ya se perdió hace mucho tiempo.

Dichas instituciones tienen clara la forma de cómo crear confusión, miedo y desprecio. Saben crear humo y manipular la opinión pública.

3. Se puede reconocer que una causa pierde su rumbo cuando antes de compartir tu opinión debes aclarar:

No soy homofóbico, pero...” o ″no estoy en contra de la iglesia, pero…

4. Si estás en contra dicen:

Tu creencia religiosa te hace perder criterio“.

Si estás a favor dicen:

Es que te faltan las bases de una familia religiosa (cristiana, católica, etc.)“.

Aun así, quiero plantear varias preguntas para ambas partes:

1. ¿Cuál es el plan de acción y líneas de trabajo para atender a quienes actualmente están llenos de dudas sobre su sexualidad? Está claro que existen, son muchos y deberían recibir ayuda.

Al final, ¿no es por esos niños que está ocurriendo todo esto?.

2. ¿Qué propuestas se tienen sobre la mesa que permitan que tanto los religiosos como los homosexuales puedan convivir?

Esto permitiría que ante una discusión o debate, se eviten los señalamientos anteriormente mencionados.

3. Cristianos, católicos, etc., ¿está claro que su enemigo no son los homosexuales, sino la ignorancia y la poca tolerancia?

4. Homosexuales ¿está claro que su enemigo no es la religión, sino la ignorancia y la poca tolerancia?

Se ha olvidado que antes de ser definidos por nuestras preferencias, creencias y opiniones, somos seres humanos.

[clickToTweet tweet=”Y es claro que la homosexualidad seguirá existiendo, por el tiempo que exista la raza humana.” quote=”Y es claro que la homosexualidad seguirá existiendo, por el tiempo que exista la raza humana.”]

Un problema tan humano se complica cuando se utiliza para hacer política. Algo que al final tiene una buena intención y es motivado por un temor genuino, se convierte en un lobby aplastando a otro lobby.

Debemos entender que el enemigo no es el otro, sino la falta de comprensión y reconocimiento de que existe otro.

Imagen tomada de facebook