Esquemas Actuales Que Representan Orden Y Riqueza
Esquemas de orden y riqueza

Durante la historia han existido muchos avances en todos los campos: avances tecnológicos, comunicativos, sociales, intelectuales, etc. En cada una de estas etapas se van generando nuevas oportunidades y maneras de ver el mundo, que a su vez, van evolucionando esquemas de lo que representa orden y riqueza. A esos esquemas los llamaremos sistemas.

¿Qué es un sistema?

Un sistema es un conjunto de partes o elementos organizados que se relacionan e interactúan entre sí para lograr un objetivo. Estos pueden ser artificiales o biológicos (p. ej., computadoras, televisores, seres humanos). También pueden ser algo abstracto y conceptual, como el software o las leyes.

Cada uno de estos sistemas existe dentro de otro que es cada vez más grande. Por eso, un sistema puede estar formado por partes y a la vez, ser parte de un supersistema que lo contenga. Un ejemplo sencillo es un pulmón: por sí solo es un sistema, pero está dentro de un supersistema que es el cuerpo.

Ya que tenemos esta definición quiero preguntarte:

¿De qué sistemas haces parte?

Siempre eres parte de algo mayor —No importa si eres empleado, empresario independiente o inversionista— de alguna u otra una manera haces parte de algo.

Por eso, lo que vamos a hacer a continuación es analizar algunas de las diferencias entre trabajar en un sistema y crear uno propio.

Empecemos con los empleados: una persona que esté trabajando en una empresa hace parte del sistema de la empresa; esta a su vez hace parte de un sistema aún mayor.

Ilustremos esto un poco para que no se nos torne aburrido el post. 🙂

 

Imagen de sistema bancario - Ejemplo -

En la gráfica anterior vemos la organización general de un banco y antes de que digas: ″Trabajo en un banco y eso no es así”, tienes razón, esto es un ejemplo.

Cada una de las personas que hacen parte del sistema son empleados, tanto el cajero como el gerente nacional quedan en la misma categoría.

Los puestos ocupados en dicha empresa se determinan por factores como: el nivel de estudios, el nivel de experiencia, etc. Por eso, si uno hace parte de un sistema empresarial —que es muy rígido— lo empiezan a regir ciertos parámetros que no controla.

  1. El sistema determina exactamente cuánto deben ganar todas las partes.

    A la mayoría de las personas se les paga por horas, es decir, se les compra su tiempo, no su productividad. Muy pocos trabajan por resultados. Por eso, no importa qué tan bien lo hagas, siempre tendrás un techo para tus ingresos porque alguien te dice cuánto te va a pagar.

  2. El sistema empresarial determina cómo se distribuye el tiempo y en qué horario se descansa.

    Si alguien es empleado, ¿cuantos días al año puede trabajar cuando quiera? Normalmente no se tiene mucha libertad a la hora de escoger vacaciones, horas de almuerzo ni intensidad horaria. También se le impone exactamente cuántos días al año tiene libres.

  3. El sistema empresarial decide el lugar de trabajo y las herramientas que se pueden utilizar.

    No se puede trabajar donde uno se considere más efectivo, ni las herramientas con las cuales contar para desarrollar una tarea. Eso lo controlan otros. Por lo tanto, existen muy limitadas maneras de apalancamiento.

En esta parte debo decir que como conozco estos puntos, en mi compañía hemos logrado encontrar una forma de trabajar donde estos factores no sean negativos, donde se pueda medir cada uno por resultados y donde el horario no sea una “camisa de fuerza”.

Si alguno de mis empleados está leyendo esto puede dar fe de que se puede crear una organización con nuevos paradigmas.

Aun así, nosotros somos una compañía y representamos una minoría que opta por diseñar nuevos modelos de trabajo.

En la mayoría se vive como acabo de mencionar.

Ahora pasemos a hablar de..

Los creadores de sistemas y redes de distribución

Aquí si me extenderé un poco, ya que es en lo que he estado trabajando los últimos 10 meses. Tengo mucha tela que cortar, pero por algún lado se inicia.

Lo que verdaderamente da valor a las redes de distribución NO es qué tan bien trabajes ni qué tanto sepas, es a qué cantidad de gente seas capaz de ayudar e impactar. En otras palabras:

Tú puedes ser el mejor del mundo o tener el mejor producto, pero si nadie te conoce ni a ti, ni a tu trabajo, simplemente nunca ganarás nada de dinero con eso. No podrás solucionarle problemas ni darle valor a nadie.

Un celular no tendría valor si nadie más en el mundo tuviera otro. El éxito de una nueva red (de cualquier tipo) depende de cuantas personas pueda impactar y beneficiar. El celular, por ejemplo, es una red exitosa porque impacta a millones de personas.

Si somos 2 personas, solo hay una posible comunicación, ¿qué tal 10 personas?, serían 45 posibles comunicaciones.

Entre más usuarios vaya teniendo una red, las interconexiones seguirán creciendo exponencialmente, esta es una visión matemática sencilla para entender por qué razón las redes generan riqueza.

La personas que crean redes no tienen que ser superdotadas, ni tampoco doctores y magísteres con muchos estudios y cartones universitarios. Lo ideal —aunque no es una regla— es encontrar socios ideales para dar los primeros pasos y apalancarse.

En realidad, solo se requieren habilidades diferentes, determinación, experiencia y por último y lo más importante: estar dispuesto a aprender y a corregir los errores que surjan en el camino.

Las redes también te pueden ayudar con las habilidades que hablamos en el artículo anterior. Son el terreno perfecto.

Lo que realmente separa a estas personas del resto, es que su motivación principal es diferente a la del resto de las personas. Para ellas, lo más importante es la libertad y están dispuestas a hacer los sacrificios necesarios para alcanzarla. No temen perder, porque siempre aprenden de sus equivocaciones.

No son para nada conformistas y prefieren aventurarse a aprender e intentar cosas nuevas.

Los empresarios así toman decisiones cuidadosamente calculadas que implican riesgos, porque saben que es más arriesgado dejar el control de sus posibilidades, su potencial y su futuro en manos de otras personas.

Ahora, estos pensamientos y habilidades diferentes se pueden aprender y como te dije anteriormente, son habilidades que te ayudan a ser abundante. Esa es la razón por la que mi equipo y yo creamos redes; por eso, comparto el proceso y experiencia que he obtenido cuando trabajo con una nueva persona.

No importa quién seas. Cualquier persona siempre es mejor que tú en algo.

Esta regla siempre estará presente en la vida, es la razón por la cual debemos ser humildes y aprender de personas que veamos que están viviendo una realidad mejor que la nuestra.

Si hablas con una persona exitosa en redes te dirá que construir una red requiere de aptitudes, no de conocimientos. Por eso, no importa si estas empezando la universidad, recién egresado, con 10 o con 40 años de experiencia laboral.

Lo importante para pertenecer a un equipo eficiente es estar abierto a adquirir esos talentos y habilidades que solo se logran a través de la práctica.

Personalmente, me inclino por capacitar de la mejor manera posible a todas las personas que van a estructurar y formar parte de un nuevo esquema de negocios. Brindo mi apoyo y experiencia para sostener un proceso de crecimiento.

Lo hago porque de esta manera puedo transmitir mi conocimiento a alguien para que se vuelva independiente, y para que luego —después de más experiencia— esa relación se convierta en una relación de interdependencia.

La interdependencia es un vínculo en el que ambas partes son independientes, pero que a la vez, intercambian esfuerzos para apalancarse y beneficiarse mutuamente. Esto da como resultado sinergias de trabajo.

[clickToTweet tweet=”Las sinergias son fuerzas que sumadas por separado darían resultado menos de lo que suman juntas. ” quote=”Las sinergias son fuerzas que sumadas por separado darían resultado menos de lo que suman juntas. “]

Son lo más importante para conformar un sistema exitoso y dan pie a lo más importante de todo: lograr cosas realmente grandes que una persona SOLA y por su cuenta nunca sería capaz de realizar.

Pero bueno, creo que han quedado claras las dos grandes diferencias entre estar en un sistema y crear uno. Son experiencias diferentes y he tenido la fortuna de vivir en los dos bandos.

Te animo a que busques estas experiencias, que aprendas de ellas y te darás cuenta que todo te será útil para crecer.

″El talento gana partidos, pero el trabajo en equipo y la inteligencia ganan campeonatos”.

Michael Jordan

Sonríe, reflexiona y comparte.

 


Tú comentas, Yo Respondo y Aprendemos Los 2